Decoración minimalista

Tu casa, tu templo. Muy cierto. Y no hay nada tan reconfortante como tu lugar favorito decorado a tu gusto y acorde con tus necesidades. Ya habíamos hablado sobre la decoración industrial, como una de las grandes tendencias en diseño de los últimos tiempos. Hoy, por si acaso el estilo más urbano no te convence, te damos otra opción: minimalismo.

La decoración minimalista choca frontalmente con el mundo que nos rodea: con un modo de vida recargado, lleno de compromisos, prisas e interferencias para encontrarte a ti mismo entre tanta vorágine de tecnología. Las líneas rectas y el uso limitado -que no austero- de sus elementos te ayudarán a encontrar la paz que necesitas para contrarrestar el estrés de tu día a día. Predominan los tonos claros, ayudándose de una gran dosis de luminosidad, con un aura muy del mundo zen. Y para huir de la frialdad de los espacios en total white, licencia para añadir pinceladas de color.

Todo ello, para conseguir un espacio relajado, sin renunciar a la elegancia y el buen gusto. ¿Te ha convencido? Apunta estos tips y conviértete el rey de tu hogar. Y después de esto… solo te queda acompañar tus ratos de relax con una copa de Gïk.

  • Menos es más

Es la primera y gran máxima del estilo minimalista. El encanto de este tipo de decoración radica en espacios casi desnudos, libres de cualquier recarga barroca, para generar una sensación de amplitud y limpieza.

  • Colores clave

Para cumplir con la norma anterior, los colores deben ser básicos y neutros, muy cerca del monocromo, sin colores fuertes en superficies amplias.

  • Líneas rectas

Lo ideal es que optes por un diseño sencillo con formas geométricas puras, líneas rectas y materiales nobles. También se priorizan los muebles de baja altura y anchos más que los altos y estrechos.

  • Adornos fluor

El diseño minimalista tampoco quiere hacer que tu vida caiga en una rutina bicromática. Como recomendación para terminar de darle el toque chic a tu hogar, atrévete con adornos en tonos fluor o rojos. La dosis perfecta de revolución en un espacio perfectamente armonizado.

 

 

Ahora solo te queda descorchar una botella del vino más especial que tengas en casa y disfrutarlo con tu persona favorita. Ya sabes, Gïk pega con todo ?